UN TOQUE DE ESNOBISMO

 

 

Sugerencias (hdr)

 

 

Todas las razones para justificar un arte o una tendencia artística se difuminan y caen ante la expresión sincera y simple de un hombre sensible y franco. Me gusta o no me gusta. Así queda justificado cualquier valor, no solamente el valor del arte, sino también el valor del hombre.
Pablo Gargallo (1881-1934)

 

Hace ya algún tiempo me llegó un vídeo en el que, en una exposición de cuadros, se pedía a algunos visitantes que dijeran algo sobre determinada obra no figurativa expuesta, respondiendo a preguntas del tipo ¿Cuál es su opinión sobre esta obra? ¿Qué le parece que ha querido expresar el autor? Había quien se quedaban reflexionando ante el cuadro, y respondía de la forma más sesuda y académica, hablando de la fuerza expresiva del trazo, del cromatismo, de cosas así. La gracia del caso es que el tan alabado cuadro estaba realizado por un grupo de párvulos, que dieron rienda suelta, con pintura, dedos y manos, a su creatividad y vigor artístico.

Al hilo del caso, también me viene a la memoria un chiste gráfico en el que aparecía, ante un cuadro informe, caótico, su autor y otra persona. Ésta le preguntó al artista qué había querido transmitir. A lo que respondió: No lo sé, no me preocupa eso: mañana los críticos me lo dirán.

No ocurren cosas así solo en el ámbito del arte. No falta gente que opina con soltura y gravedad sobre vinos y perora sobre aromas y taninos. Te asesoran sobre el maridaje de ginebras y tónicas. Piden en un restaurante atún de almadraba en lugar del común, o dudan entre la carne del buey de Angus o de Kobe. O que ostentan su fina capa de barniz cultural, pontificando sobre literatura o música. 

En la mayoría de los casos, muy pocos superarían una cata a ciegas de cualquiera de estos productos y difícilmente podrían aventurar una opinión personal sobre una novela. Personas así las hay, más en ciertos ámbitos que en otros. Preocupadas por lucir, destacar o no desentonar, con un comportamiento no natural, impostado.

Naturalmente que hay gente más entendida en determinados campos. Pero claro, no se puede saber mucho de mucho. Alguna vez habrá que decir algo como No sé, No tengo ni idea de eso, o cosa parecida. O simplemente No entiendo, pero me gusta. Decir algo así no duele; un poco de naturalidad y sinceridad no viene mal y seguro que no daña nuestra  imagen. O probar a pasar muy mucho de lo que piensen de nosotros los demás, que, en definitiva, tampoco es que sepan demasiado. 

Leí en el periódico que un tal señor Gombrowicz decía que jugamos a ser más listos y maduros de lo que somos: Mi objetivo es estropear el juego, en el fondo somos unos eternos mocosos, decía. Ciertamente hay personas que hablan como si de verdad supieran algo, cuando nuestros conocimientos son absolutamente incompletos, fragmentarios, muchas veces erróneos. La experiencia no siempre nos hace más sabios y otras muchas veces nos llega cuando menos falta nos hace. Quien cree que domina algún campo de conocimiento es un fatuo majadero. Y no digamos de los que presumen y ostentan saberes superficiales con intención de aparentar.

Aunque no hay que ser excesivamente inclementes con ellos, porque, ¿quién no ha tenido alguna vez un toque de esnobismo?

Por último, me viene también a la memoria una frase, parece que de Einstein, algo así como: Solo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y de lo primero no estoy seguro

[No sé por qué he puesto esta frase, no viene a cuento. Pero creo que una frase de este señor siempre “viste”, le dará un aire intelectual a la entrada. La dejo]

Anuncios

SIN NOSTALGIA NI ESPERANZA

 

Representación de Omar Jayyam (1048-1131)

 

No te preocupes por el ayer: ha pasado.
No te angusties por el mañana: aún no llega.
Vive, pues, sin nostalgia ni esperanza:
tu única posesión es el instante.


¿Por qué te afliges, Khayyam,
solo por haber cometido tantas culpas?
Tu tristeza es inútil.
Después de la muerte, solo hay la Nada o la Misericordia.


Henos aquí con juglar, vino y rincón de la taberna,
con posos del vino en la ropa, la copa, el corazón y el alma,
sin fe en la clemencia y sin temor al castigo,
sin sumisión al aire, el fuego, la tierra y el agua.


Sobre la tierra abigarrada camina alguien que no es musulmán ni infiel, 
que no es rico ni pobre. No venera a Alá ni a sus leyes.
No cree en la verdad. No afirma nada.
Sobre la tierra abigarrada, ¿quién es ese hombre bravo y triste? Seguir leyendo “SIN NOSTALGIA NI ESPERANZA”

UNA MUJER DIFERENTE

 

 

 

(Para Dolores, una mujer diferente)

 

Hoy, el día en que te despedimos, muchas personas de la residencia se me acercan. Cada una a su manera, te recuerda, te reconoce. Reconocen tu permanente disposición a la ayuda, tu actividad sin fin, tu generosidad. Me cuentan cosas sobre ti, y me lo dicen con palabras sencillas, sinceras, sentidas. 

No es justa la vida. 

Pero qué significa eso, qué sentido tiene. Decir que la vida es injusta no significa nada, es solo un poco de pataleo, una proyección de nuestra impotencia, de nuestras frustraciones, es esa racionalización que compensa la “injusticia” de los hechos. 

A quién le estoy pidiendo o voy a pedirle el libro de reclamaciones. ¿A Dios, el destino, esos constructos que los humanos nos hemos inventado para dar un poco de sentido a nuestra existencia, para confortarnos, para no perdernos, para conformarnos? Seguir leyendo “UNA MUJER DIFERENTE”

SEA UN POCO INADAPTADO

 

Jiddu KRISHNAMURTI

 

No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma 

Jiddu KRISHNAMURTI (1895-1986)

 

¿Está usted bien socializado, bien adaptado?

Suele decirse que una persona que esté bien socializada es un persona bien adaptada.

¿Y qué es la socialización? Pues la podemos tomar como un proceso continuo que pretende que el individuo asuma el conjunto valores, normas, procederes… de la sociedad en la que vive. Y ese proceso lo lleva a cabo la misma sociedad a través de sus agentes socializadores: familia, escuela y, cada vez con mayor influencia, los medios tecnológicos de comunicación, en sentido amplio.

Se suele alabar las bondades y ventajas de una buena socialización. Se argumenta que es beneficiosa tanto para el individuo como para la colectividad: el uno será mejor recibido y tratado si no incordia mucho, la otra no se verá atacada por elementos desestabilizadores, no integrados. Por otra parte, hay alguna flexibilidad, se permite cierto margen de desacuerdo.

Todo lo anterior es absolutamente razonable. Seguir leyendo “SEA UN POCO INADAPTADO”

TERROR CIEGO

 

 

El ciego de Ayales estaba sentado en el poyete de piedra, las manos vencidas sobre la curva del cayado. Mientras nos contaba, todos mirábamos, absortos, las niñas blancas e inertes de sus ojos. 

 

Aquel día por el que me preguntáis, el día en que empezó mi oscuridad, yo vi bajar a aquella mujer hasta la ribera del río. Su cuerpo cimbreño se meneaba con cadencia, dibujando su gracia en el aire. Todo su movimiento era armonía, belleza liviana. El ligero vientecillo ondulaba levemente su cabellera roja y apegaba la saya contra el cuerpo, resaltando sus piernas, sus muslos.  

 Era hermosa, bella hasta el exceso, hasta suspender el aliento. Seguir leyendo “TERROR CIEGO”