LO NIEGO TODO

Ella no advierte hasta qué punto es inclemente. Me espeta, en su fragor sorpresivo, que solo bebo, como, me hago algo de limpieza personal, alguna cosilla más en connivencia con ella, y que lo único que hago diferente de lo que podemos llamar tareas de mantenimiento, es leer autores muertos y rever la serie de 7 vidas.

Antes se quejaba, se está quejando, se volverá a quejar: no hablamos, no salimos, no vamos al cine, no cenamos fuera… Como un martillo pilón, empecinada, tesonera. ¡Ay, Dios, dame paciencia! 

No tiene tacto, es de las personas que piensan que siempre hay que decir toda la verdad, o sea, todo lo que ellas consideran verdad. No encuentra el término medio entre la sinceridad y la estupidez, entre el engaño y la crueldad. No se da cuenta de que ser consciente es sufrir. Se lo he dicho muchas veces, pero es una batalla perdida. Yo, por mi parte, no me quejo, pero es que no me respeta, no es tolerante, no me comprende, quiere hacer de mí un apéndice suyo, no admite mi independencia inofensiva…

No sé que molestia le ha sobrevenido, por qué ha sacado la artillería pesada. Para mí que estábamos bien… dentro de un orden. Todo iba, prácticamente, como la seda: yo tranquilo con mis tareíllas (no me creía tanta paz seguida), ella con un silencio extraño, como expectante… (siempre ha sido algo rarilla). ¡Ahora dice que ha estado esperando para ver hasta dónde llego en mi desidia, en mi flojedad, en mi falta de iniciativa! (?, lo que hay que oír; yo, que cuando me pongo soy un torbellino)

Me pone un espejo delante y quiere hacerme creer que ese soy yo.  No es cierta esa misantropía que me achaca, lo mismo que no lo es que los únicos amigos que tenemos sean los suyos. Bien es verdad que hace alguna semana que no salimos… ni a pasear. Cierto es que hace algún tiempecito que no cenamos fuera, pero ella sabe que me fastidia salir oliendo de los restaurantes, y luego toda la ropa a la lavadora; qué le vamos a hacer, soy un poco maniático con eso. Vale que no vamos al cine hace… bueno, no me acuerdo pero es porque tengo mala memoria, creo que no hace mucho; pero con las pelis que ponen, todas americanas e infantiles… Tampoco es cierto eso de que no me integro, de que soy una nulidad (¡) social, aunque, debo reconocerlo, no es mentira que no coincidimos con nuestros amigos hace… no sé. Y sí, no voy a negar que me ha dicho alguna vez que quiere que hagamos un viajecito… pero yo, como le puede pasar a todo hijo de vecino, no siempre me encuentro animado. Porque, ¿a dónde vas a ir que no haya conflictos, comidas raras y caras… te montas en un avión y puedes salir volando (que cosa, ¿no?). 

De todo tiene que haber en la viña del Señor.

Pero por lo demás, lo niego. Lo niego todo. Lo presente y lo que se le ocurra en el futuro. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s