TENERLO CLARO

 

 

Groucho Marx_preguntas y respuestas
Groucho Marx (1890-1977)

 

En eso tiene razón, lo tengo que reconocer: me cuesta ver claro algunas cosas, digamos las gruesas, las importantes. Las de esto está bien/mal, correcto/incorrecto, los valores, cosas así. Muchas veces me lío.

Las repercusiones de esta discapacidad mía son evidentes: por ejemplo, sin saber claro lo que está bien o mal, no se puede juzgar. No se puede decir: esta persona es así y la otra asá, o ese obra correcta o incorrectamente. Lo que no deja de ser una desventaja.

Ella, sin embargo, no tiene ese problema: esto es blanco, esto es negro. Así: segura, contundente, imperial. Y, claro, puede juzgar de forma inapelable (casi siempre de forma negativa, lamentablemente): esto está fatal, eso no es legal, aquello no es como debe ser maldición con el deber ser y el deber hacer!), te equivocas de medio a medio, fulanito es un x,  menganito no tiene principios…  Seguir leyendo “TENERLO CLARO”

Anuncios

LA LLOCA, BRONCE TIERNO

 

Lloca1

 

Si acaso vas a Gijón, acércate a ver a la Lloca.

Si eres nuevo, pregunta por la playa de San Lorenzo o el Muro y, cuando llegues, supongamos a la altura de la escalera 4, la Escalerona, acódate en la barandilla blanca y, tras mirar un ratito, de frente, el mar, pasea tus ojos alrededor.

Verás, a tu izquierda, en el extremo de la playa y al pie del cerro de Santa Catalina, la iglesia de San Pedro. Como no has estado nunca, todavía no sabes que, un poquito más cerca, al lado del Palacio Valdés, están los restos de los baños romanos.

De todas maneras, no importa, todo eso no atañe a tu visita. Avanza, pausadamente, hacia tu derecha, hacia el este. Al pasar junto a la escalera 5, tal vez te distraiga un escrito en el suelo que, refiriéndose al Muro de San Lorenzo, cita a Jovellanos: “Lo edificamos para defender la población del mar y de las arenas que se iban tragando aquella parte”. 

Pasada la escalera 15, atravesarás el puente del tímido río Piles y, cinéndote a la playa otro casi medio kilómetro, encontrarás cuatro enhiestos rectángulos agujereados, las Sombras de luz,  las Chaponas por bautizo popular.

Todavía te queda rebasar el mirador del reloj de sol, donde, en otro momento, tú mismo puedes ser la manecilla. 

Casi inmediatamente puedes leer, sobre el murete, un pequeño rótulo que indica que desde las termas hasta ahí habrías recorrido 3000 metros. 

Casi has llegado. Mira un poquitín más allá. Seguir leyendo “LA LLOCA, BRONCE TIERNO”