SE ME HA MUERTO MI ROSA

 

 

Rosa sin pétalos
“Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus”

Sí. A algunos se le muere su gato, a mí mi rosa. Y bien que lo siento, porque puse empeño y mimo en crearla. Empezando desde un germen casi desconocido, yo fui conformando sus hojas, su tallo, su corola. Me decía: este pétalo parece que le viene bien, éste no se lo pongo, no me gusta… Y mientras la vestía, le iba susurrando versos y le ponía canciones, porque había oído que las plantas son sensibles.

Hasta le salieron espinas. Muchas para mi gusto. Y en esto puedo decir que no tuve arte ni parte. Pero no me parecía demasiado mal porque, ciertamente, no hay rosa que se precie que no tenga espinas protectoras o disuasoras.

Lo que no pude conseguir fue el aroma. Y mira que lo intenté, porque el aroma es el alma de la rosa, una rosa sin aroma… Seguir leyendo “SE ME HA MUERTO MI ROSA”