SULAMITA

 

Mujer cubierta

 

¡ Qué bella eres, amor mío, 
qué bella eres!
Palomas son tus ojos 
a través de tu velo!
(…)
¡ Qué lindos se ven tus pies
con sandalias, hija de príncipe!
Tus caderas torneadas son collares, 
obra artesana de orfebre;
tu ombligo, una copa redonda,
que rebosa vino aromado;
tu vientre, montoncito de trigo, 
adornado de azucenas; 
tus pechos igual que dos crías 
mellizas de gacela; 
tu cuello, como torre de marfil, 
tus ojos, las piscinas de Jesbón, 
junto a la puerta de Bat Rabín, 
tu nariz como la torre del Líbano, 
centinela que mira a Damasco; 
tu cabeza destaca como el Carmelo, 
con su melena igual que la púrpura; 
¡un rey en esas trenzas está preso!

¡ Qué bella eres, qué hermosura,
amor mío, qué delicias!
Tu talle es como palmera,
tus pechos son los racimos;
pienso subir a la palmera,
voy a cosechar sus dátiles;
serán tus pechos como racimos de uvas,
tu aliento, aroma de manzanas,
tu paladar, vino generoso…

BIBLIA DE JERUSALÉN. Cantar de los Cantares.

Anuncios

Un comentario en “SULAMITA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s