OSCURO Y BRILLANTE

 

pozo

 

Desde el borde de la cama, se mira en el espejo del ropero. Tiene sangre en la nariz, la siente en la boca, algunos dientes se mueven; el labio inferior, partido. En la cara, los estragos de los golpes se superponen sobre los cardenales antiguos.

De la violencia sobre todo su cuerpo siente un dolor difuminado, lejano, familiar. Por dentro no siente nada: como un trozo de corcho, como una piedra.

Baja la mirada hasta las manos, caídas entre las piernas. Las abre, la mano derecha todavía con una humedad roja. Como si a la mano le faltara algo, busca. Allí está. En el suelo. Oscuro y brillante.

No muy lejos, el cuerpo. Inerte, encogido, boca bajo, de media cara. La mirada huye. Seguir leyendo “OSCURO Y BRILLANTE”

VITA BREVIS

 

Vita_Brevis
Portada de Vita brevis

 

Cuando por ser impedimento para mi matrimonio apartaron de mi lado a la mujer con quien compartía mi lecho, el corazón, rasgado por donde más unido a ella estaba, quedó llagado y manando sangre. Ella volvió a África haciéndote voto, Señor, de no volver a conocer a otro hombre y dejando en mi compañía al hijo natural que yo había tenido con ella.  

SAN AGUSTÍN. Confesiones, VI, 15

La vida es breve, demasiado breve. Tal vez sólo vivimos aquí y ahora. Si fuera así, espero que no hayas estado dando la espalda a esos días, que al fin y al cabo tienen luz, para adentrarte en un oscuro y siniestro laberinto del pensamiento del que yo no puedo rescatarte.

JOSTEIN GAARDER. Vita Brevis.

 

Vita brevis, un librito de solo unas 120 páginas, lleva por subtítulo Carta de Floria Emilia a Aurelio Agustino (más tarde San Agustín). A pesar de su brevedad, la obra aborda gran cantidad de temas que afectan a aspectos esenciales para el ser humano. Básicamente, se presenta como un alegato en favor del amor humano que Aurelio considera impuro e inferior al amor divino. Pero también quedan concernidos aspectos como el concepto de Dios, la hipotética vida eterna, la consideración de la mujer (desprecio, misoginia), la supuesta dualidad humana cuerpo-alma (sentidos corporales vs. espiritualidad del alma), tópicos clásicos como vita brevis, carpe diem, el papel de los teólogos, las diferencias paganismo-cristianismo… 

Floria Emilia, antigua concubina de Aurelio, lee las Confesiones escritas por su antiguo amante, cuando ya era obispo de Hipona, y decide escribirle una carta. Lo hace muchos años después de ser abandonada por Aurelio. Ahora es una mujer culta, de formación helenística, enseña Retórica. En la carta comenta y puntualiza algunos episodios y afirmaciones de las Confesiones, cotejándolos con las vivencias que juntos pasaron. 

Agustín, de natural ardiente y sensual, sufre la lucha sin tregua entre sus fuertes inclinaciones y necesidades corporales y sus creencias, fundamentalmente tras su conversión. Para él las sensaciones, el mundo material del hombre, es impuro, sucio. 

“De este modo, mis dos voluntades, una vieja y otra nueva, una carnal y otra espiritual, luchaban entre sí, destrozando mi alma con su enfrentamiento” (Confesiones, VIII, 5)

“Del cieno de mi concupiscencia y del manantial de mi pubertad subían nieblas espesas que oscurecían mi corazón, privándole de distinguir entre la clara luz del amor casto y la oscuridad de la lujuria.” (Confesiones, II, 2).

Seguir leyendo “VITA BREVIS”

ESCRIBIR ES FÁCIL

 

Oscar Wilde

Ascanio, que ahora ha encontrado momento de desarrollar sus asumidas cualidades en creación literaria, ha buscado asesoramiento para sus inquietudes: acaba de leer “El arte de escribir cuentos”, producto de autor más bien desconocido, pero inmejorable desde el punto de vista didáctico. No le arredra no haber escrito antes algo más extenso que una redacción escolar. Bajo los efectos del librito, se siente con fuerzas sobradas para escribir toda una novela.  

Después de considerar más o menos detenidamente el suave y cadencioso rasgado de la pluma sobre el papel o el sugerente silencio del bolígrafo, Ascanio ha decidido, para comenzar su obra, ponerse al día. Levanta lenta y solemnemente las manos sobre el teclado de su flamante y potente ordenador, tal que un pianista dispuesto a atacar una pieza. Después de todo, si siete notas dan para tanto, ¿qué decir de veintisiete letras combinadas y de las combinaciones de las combinaciones resultantes y…? Ante tal asombro de posibilidades no tendrá dificultades para escoger un comienzo brioso, preciso, sugerente. Mientras reflexiona, su gesto queda suspendido un momento antes de que, ante el peligro de quedar agarrotadas, las manos vuelven a descansar sobre la mesa. Seguir leyendo “ESCRIBIR ES FÁCIL”