EPIGRAMAS (MARCIAL)

 

Marco Valerio Marcial
Marco Valerio Marcial (40-104)

 

Por donde gotea una puerta vecina a las columnas de Vipsania
y está húmedo el mosaico resbaladizo por la continua lluvia,
cayó un pesado carámbano de hielo invernal
sobre el cuello de un niño que pasaba bajo los techos mojados.

Tras cumplir el fatal destino del infeliz,
la frágil punta se derritió en la cálida herida.
¿Qué no ha querido permitirse la cruel fortuna,
o dónde no está la muerte, si hasta la aguas degolláis?

MARCIAL. Epigramas (Libro IV-XVIII)

 

Las cosas que hacen la vida más feliz,
gratísimo Marcial, son éstas:
una fortuna no producida por el trabajo, sino heredada;
un campo no ingrato, un fuego perenne;
nunca un pleito, rara vez la toga, el espíritu sereno;
fuerzas de hombre libre, un cuerpo sano;
una sencillez prudente, amigos de la misma condición; 
convites fáciles, una mesa sin artificio;
una noche no ebria, pero libre de preocupaciones;
un lecho no triste, y sin embargo púdico;
un sueño que haga fugaces las tinieblas;
querer ser lo que eres y no preferir nada más,
no temer el último día ni desearlo.

MARCIALEpigramas (Libro X-XLVII)

 

(Traducción de María Ohannesian. Plaza & Janés)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s